A la hora de comprar un buen jamón, hay que tener en cuenta varios detalles que harán de tu compra todo un acierto. Uno de ellos es la etiqueta y quizá, alguna vez, te has topado con un jamón denominado “jamón fuera de norma”. ¿Sabes qué significa? En el artículo de hoy, en Rodríguez Sacristán nos centramos en el “jamón fuera de norma”.

Normativa del Ibérico

Es importante conocer algunos aspectos de la normativa del Ibérico, para entender qué es un jamón fuera de norma.

La norma R.D.4/2014 del ibérico fija las características de calidad que deben cumplir todos los productos ibéricos para poder obtener la denominación. De esta manera, lo que se persigue es la protección de estos productos dentro del mercado tanto a nivel nacional como internacional, dotándoles de calidad y prestigio.

¿Qué tipos de jamones hay?

En Rodríguez Sacristán, todos nuestros jamones se catalogan siguiendo la normativa. La identificación se realiza con bridas que van en la caña del jamón, junto con el etiquetado, donde se especifica toda la información del producto. Para facilitarte la compra, no te olvides que siempre pensamos en ti, se tiene en cuenta un código de colores, que probablemente ya conozcas:

  • Negra: para Jamones de Bellota 100% ibéricos.
  • Roja: para Jamones de Bellota que tienen un 75% o 50% de ibérico.
  • Verde: para Jamones de Cebo de Campo ibérico.
  • Blanca: para el Jamón de Cebo ibérico.

¿Qué es el jamón fuera de norma?

El jamón fuera de norma es un jamón que no ha alcanzado la norma (R.D. 4/2014 del ibérico), pero que goza de una calidad y sabor excelente. En nuestra tienda online, puedes encontrar un Jamón Fuera de Norma de Rodríguez Sacristán por solo 89€, esta ahora de oferta. 

Un jamón no es un producto homogeneizado, es decir, cada uno tiene su propio origen, sus propias circunstancias y cualidades. Por tanto, es imposible que, en una producción de jamones, todos salgan exactamente iguales. Aquellos que no cumplen con esos requisitos específicos de la normativa del ibérico, se denominan “fuera de norma”. Sí que se pueden comercializar, solo que no llevan la etiqueta de “ibérico”.

¿Cuáles son los requisitos no cumple un jamón fuera de norma respecto a uno ibérico?

El peso, las fechas o el tamaño son alguno de los requisitos que la ley contempla a la hora de clasificar un producto ibérico, en este caso, el jamón. A continuación, explicamos cuáles son:

  • Puede que el cerdo sí se haya alimentado de bellotas, pero no ha llegado a engordar lo suficiente. La reposición mínima en montanera debe ser de 46 kg durante más de 60 días.
  • El animal no llegó al peso mínimo en canal establecido de 115 kg o 108 kg en el caso de animales 100% ibéricos.
  • El animal, por diversas razones, se sacrificó antes de la edad mínima de 14 meses en el caso de bellota y 10 meses en el caso de cebo.
  • La entrada de los animales de bellota a la montanera no se realizó en las fechas establecidas (del 1 de octubre al 15 de diciembre) o bien su sacrifico se realizó fuera del periodo legalmente fijado (del 15 de diciembre al 31 de marzo).
  • A veces, también se da la circunstancia de una pieza que en “sangre” (al salir del matadero) sí está dentro de la norma del ibérico, pero la merma durante el proceso de curación ha sido mayor del esperado y por tanto pierde su clasificación fuera de la norma.

Todo ello provoca que el jamón no entre en la categoría de “ibérico”, como ya te hemos comentado. Suena complicado, ¿verdad? Tranquilo, que tú solo te encargas de comprarlo. Nosotros hacemos el resto. Ahora que ya conoces lo que es un jamón fuera de norma y sus circunstancias, ¿a qué esperas? Investiga en nuestra tienda online o pregúntanos por él. Estaremos encantados de ayudarte.