El verano es la época perfecta para comprar un jamón, porque la exudación de la pieza alcanza su momento álgido. Esto provoca que sea mucho más sabroso y posea el olor y la textura perfectas para consumir. 

Gracias a las altas temperaturas propias de la época estival, comienza el sudado de los jamones. A partir de 33ºC, las grasas de la pieza empiezan a licuarse, sudar. Las grasas, sobre todo las insaturadas, producen la oxidación o el enranciamiento, que afecta muy positivamente al aroma del jamón. El sudado permite que la grasa se reparta por toda la pieza y además, se mezcle adecuadamente el sabor rancio con el aroma de la carne. 

Por todo ello, mientras el frío del invierno potencia la curación del jamón, el calor del verano ayuda a mejorar el sabor de la pieza gracias al proceso de sudado. 

Es muy importante que prestemos especial atención en verano a la conservación del jamón. Desde Rodríguez Sacristán te vamos a dar 5 consejos para que conserves el jamón en condiciones perfectas. 

5 consejos para conservar el jamón en verano

  1. Antes de abrir la pieza, debes guardar el jamón en un lugar sin luz y fresco. Si lo tienes en la cocina, ubica el jamón en una zona donde no recibe rayos de sol directamente , ni cerca de la cocina o el horno, porque tanto calor perjudicaría su conservación.
  2. En el momento de consumir el jamón, ten en cuenta la temperatura ideal de consumo oscila entre 22ºC y 25ºC. Así, conservará a la perfección su sabor y olor. 
  3. ¿Cómo cortarlo? Para evitar perder jugosidad, empieza la pieza por la parte más estrecha. Si puedes, utiliza un cuchillo distinto al de corte para eliminar la capa exterior del jamón hasta llegar a la carne de color rojo. Las lascas deben ser finas y pequeñas y si contienen un poco de grasa, mucho mejor. Recuerda cada día cortar al menos unas pocas de lascas con el fin de evitar que la grasa se seque. Lo ideal es cortar el jamón justo antes de comerlo porque es mucho más sabroso. Cuando acabes de cortar, te aconsejamos tapar la zona de corte con unos trozos de jamón porque ayudará a conservar más fresca la pieza. Si quieres más información sobre este tema, te aconsejamos que consultes nuestro artículo Las partes del jamón ibérico y sus distintos cortes“. 
  4. Nunca lo guardes en la nevera, es un error muy habitual. Déjalo fuera, pero sin que le dé directamente la luz solar. 
  5. El verano es el momento ideal para hacer cenas al aire libre con amigos y familia. Una opción muy práctica son los loncheados envasados de Rodríguez Sacristán porque los podrás consumir cuando tú quieras. En este caso, debes conservarlos a una temperatura por debajo de los 21ºC. Si tu casa es muy cálida, como última opción puedes recurrir a guardarlos en la nevera, pero recuerda sacarlos al menos 30 minutos antes de consumirlo para que recuperen sus propiedades. Es importante que tengas en cuenta que los envasados de jamón mantienen su amor y textura  intactos durante tres meses aproximadamente. 

Si quieres comprar un jamón de Rodríguez Sacristán, te aconsejamos que visites nuestra tienda online para que descubras todos nuestros productos.