Cada jamón tiene su propio aroma y textura. Pero, incluso en cada pieza, estos matices varían dependiendo de la parte de la pieza que cortamos. En el blog de hoy, te ayudamos a distinguir las distintas partes del jamón, así como su corte. Si aún no sabes cómo cortar un jamón, esta información te será muy útil para saborearlo al máximo.

Las distintas partes del jamón ibérico

Las distintas partes de un jamón ibérico

Maza

Esta parte corresponde a la zona posterior de la pata y es una de las zonas por las que debes comenzar a cortar el jamón. Aunque existen dos teorías sobre la mejor zona para empezar a cortar el jamón (maza o babilla), os recomendamos hacerlo “pezuña arriba”.

Esta zona contiene la mayor cantidad de carne y, en los jamones ibéricos, es la que más grasa infiltrada presenta, por lo que es una zona muy jugosa. Las lonchas de esta zona son de color rosáceo y muy brillantes, gracias a la gran cantidad de grasa, por lo que es muy jugosa y fácil de masticar. 

Contramaza

Esta parte está situada justo debajo de la maza y su carne es muy similar, aunque se trata de una zona más estrecha. Suele estar un poco más curada porque contiene menos grasa que la maza, pero la diferencia de sabor y textura es mínima y a veces solo los expertos saben distinguirlas en el paladar.

Punta

Recuerda muy bien esta zona, porque es una de las más apreciadas en un jamón ibérico. La punta está situada al final del jamón, justo al lado contrario de la pezuña. Su carne es muy sabrosa e intensa ya tiene un gran porcentaje graso y de sal. Esto se debe a la forma en la que se curan los jamones: se cuelgan de la pezuña y la grasa, por un efecto mecánico, tiende a concentrarse más en la zona contraria. Te aconsejamos que, al realizar los cortes en la punta, lo hagas en lonchas más pequeñas, para evitar que se pierda textura y sabor.

Codillo, jarrete y caña

En la parte más alta de la maza, nos encontramos con el codillo. Aquí es donde hay que hacer el primer corte para comenzar a consumir el jamón. La carne de esta zona tiene grasa y mucho sabor, aunque tiende a ser dulce como la de la maza.

El jarrete se ubica entre la tibia y el peroné del jamón. Al igual que la caña, esta zona posee más nervio, por ello son más complicadas de comer por su dureza. Te aconsejamos cortarlas en tacos y  si el jamón es de buena calidad, son muy sabrosas.

Babilla

Esta parte, como está cercana al hueso, se cura antes. Si vas a abrir la pieza y vas a tardar varios días en consumirla, te aconsejamos desde Rodríguez Sacristán que empieces por esta parte para evitar que se cure más. En cambio, si abres el jamón para consumirlo rápido, comienza por la maza para poder disfrutar antes de todo el sabor.

¿Te animas a ir practicando? En nuestra página web podrás ver las distintas variedades de jamón que te ofrecemos. Si eres más de catarlo, también te puedes decantar por comprarlo en bandejas al vacío y lo de cortar se lo dejas a otro.